Emprender es un acto emocional

.

Vive la vida plena de la mente, estimulado por las nuevas ideas, embriagado por la aventura de lo inusual.

-Ernest Hemingway

Hoy siguiendo una de mis rutinas habituales he leído el post de @jmegiasLos 7+1 libros imprescindibles para un emprendedor” en el que recomienda unos cuantos libros interesantes y he hecho el típico “tengui, falti” de cuando era chiquillo, como si de cromos hablásemos, y para que no se me olviden los deberes de los “no tengui” me he enviado un correo con el enlace del susodicho post a mi Evernote -zangandungo que parece uno, que si más hábil me mostrará a mi correo del Kindle enviara- Pero, en fin, a lo que iba, los libros son buenos, al menos a mí, en general, así me lo parecen los que he leído; no obstante no todos me parecen idóneos para un emprendedor y sí, en cambio, para un empresario. Por ejemplo, tomaré dos casos visceralmente extremos y opuestos: “Generación de modelos de negocio” de A.Osterwalder y Y. Pigneur es un libro eminentemente técnico dirigido a empresarios algo avezados ya en el mundo de la empresa o a estudiantes de escuelas de negocios. En cambio “El libro negro del emprendedor” de Fernando Trías de Bes, me parece un libro absolutamente indicado para aquellos que se quieran aventurar a emprender y evitar hacerlo por “motivos lamentables” que dice el autor.

Personalmente, desconfío de que las escuelas de negocio forjen emprendedores y en la misma línea me resisto a considerar la mayor parte de los libros de gestión como “imprescindibles” para el emprendedor. Prefiero leer o escuchar a los emprendedores de primera mano, pues esquilma menos.

Cuando emprendes de verdad, no piensas en el fracaso. Todo empieza con un sueño. Te imaginas un escenario que te emociona lo suficiente como para dejarte la piel con el fin de conseguirlo. Es como cuando te casas. En principio es para toda la vida. Tiene un punto de locura, de inconsciencia. El fracaso no entra en tus planes, ni tan sólo lo consideras.

-Juan Mateo

Un emprendedor se reconoce así mismo porque tiene un vacío interior. Eso no significa que no sea feliz. Probablemente es feliz. pero tiene un vacío interior, realmente profundo, que ha de llenar. Y la única manera que tiene de llenar ese vacío interior es creando conceptos. Y no muchas cosas más. Con eso ya sabe si es emprendedor o no.

-Carlos Barrabés

About these ads

, , ,

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 502 seguidores